C/ Isabel Colbrand 6, 4º, 28050 Madrid
912 770 009
info@suplementosinvitta.com

No por mucho madrugar amanece más temprano

Salud Natural y Alimentación Saludable

Tiempo de lectura: 3 minutos

¿Qué es el sueño?

El sueño es por definición el deseo o la necesidad de dormir. Una persona necesita como mínimo entre siete y ocho horas diarias de sueño para que su organismo descanse y recargue las pilas. Hay personas que tienen sueño en momentos que no deberían aún habiendo descansado, de forma intermitente, en medio del día… En el blog de hoy exploramos los motivos por los que esto puede pasar y os lo contamos a través de la teoría de las fases del sueño.

 

 

¿Qué pasa mientras dormimos?

Para responder a esta pregunta hemos recurrido a una explicación del doctor Juan Gonzalo Gómez Lomera, médico neurólogo.

El proceso del sueño se divide en fases, en la primera y la segunda se inicia el ciclo del sueño, un sueño ligero, donde nuestros músculos se relajan y ocasionalmente podemos notar espasmos musculares (como sentir que te caes o te tropiezas) yespecialmente en la segunda fase, la temperatura corporal desciende ligeramente y la frecuencia cardiaca disminuye.

 

Las fases tres y cuatro resumen lo que ocurre cuando nuestro organismo entra en el estado de sueño profundo. Dejamos de ser conscientes de nuestro alrededor, no tenemos ningún tipo de espasmo muscular y en el caso de despertarnos en alguna de estas dos fases sería normal que lo hiciéramos confusos o desorientados.

La quinta fase es muy interesante, ya que en esta fase el cuerpo está no solo en un estado de sueño profundo, sino que también está activo, hay movimientos oculares, aumenta la actividad cerebral, nos sube la frecuencia cardiaca y respiramos más rápidamente. Levantarnos en esta fase supondría una respuesta nerviosa por nuestra parte, como si nos levantásemos de un susto.

 

El conjunto de todas estas fases conforma un ciclo que se repite varias veces y cada ciclo dura unos 90 minutos. La duración del ciclo es orientativa, ya que cada uno tenemos una forma diferente de dormir, para algunos los ciclos serán más cortos y para otros más largos.

 

¿Las fases del sueño tienen algo que ver con levantarse cansado?

Lo hemos llamado, la resaca del sueño. Las fases del sueño forman un ciclo, este ciclo se repite varias veces al dormir, sin embargo, ¿Nos levantamos solo cuando acaba un ciclo? No, el hecho de que un ciclo se repita no quiere decir que nos levantamos solo cuando uno acabe y antes de que empiece otro. Cada uno se levanta en un momento diferente pero lo que sí es interesante es que si nos levantamos en las fases avanzadas del sueño (la 3 o la 4) podríamos explicar el porqué nos levantamos cansados o desorientados.

 

No decidimos en qué fase nos levantamos, no somos un robot, pero sí que podemos interpretar el comportamiento que tenemos al levantarnos con la fase de sueño en la que posiblemente estábamos.

Si nos levantamos en una fase de sueño profundo, al llevar a cabo nuestra actividad diaria normal, nuestro organismo siempre tendrá la sensación de no haber consolidado de forma completa el sueño. De esta forma probablemente has podido dormir ocho horas, pero no has consolidado el sueño como deberías y por ello la reacción de tu cuerpo es causarte somnolencia para poder completar el proceso de descanso.

 

¿Por qué me levanto con sueño?

Esta pregunta tiene múltiples respuestas, se puede deber a no haber dormido lo suficiente, por estar estresado, por angustia… los motivos por los que nos levantamos con sueño son muy variados pero la respuesta que os proponemos hoy puede llegar a justificar porque aún cuando no se dan ninguna de las situaciones anteriores seguimos teniendo una sensación de sueño en situaciones en las que no deberíamos.

 

 

El sueño es todo un mundo, conciliar bien el sueño es un factor esencial para llevar a cabo una vida saludable.

Según la Fundación del Corazón, algunos de los beneficios de dormir correctamente van desde incrementar la creatividad, mejorar la memoria, protección del corazón hasta perder peso.

Es por esto que las dificultades para dormir no deben de tomarse a la ligera y deben llevarse a cabo algunas prácticas que pueden mejorarlo. Desde In·Vitta ponemos a tu disposición dos complementos alimenticios que favorecen la conciliación del sueño: Ansi Vitt, con triptófano, y Melatonina.

 

¡Nos vemos en el próximo blog!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Don`t copy text!